trayectoria

Guillermo Santamarina
México, D.F.

Ha expuesto su obra de manera intermitente desde 1978.

Su proceso multidisciplinario integra obra gráfica, pintura, escultura, texto, videoarte, performance o arte sonoro, y en efecto, se ha enfocado en la organización de instalaciones que agrupan esos soportes, muchas veces para situaciones específicas, además de un énfasis en el modelo de la experiencia performática. Su proceso creativo asimila de manera fundamental el concepto de asociación transversal, tanto por las conversiones, intervenciones y glosas a obras y discursos filosóficos insertos en la historia del arte y la cultura popular, así como por el ejercicio directo de la colaboración y la coautoría. En efecto, su obra intenta prescindir de estilización característica, e incluso explora la sintaxis heterodoxa y el concierto políptico, semejante a la estructuración curatorial de emplazamientos colectivos.

Recientes muestras colectivas donde participó fueron Fetiches críticos: residuos de la economía general (Centro de Arte Dos de Mayo, Madrid, 2010 y Museo de la Ciudad de México, 2011); Sonorama (Museo Universitario del Chopo, 2013); Pulso alterado (MUAC, 2013); Sonoplastia (Museo Contemporáneo de Oaxaca, 2014); Infierno artificial (Museo Universitario del Chopo, 2015).

Exposiciones individuales recientes serán Frei von jedem schaden! (Universidad del Claustro de Sor Juana, 2007); Proyecto icosocrónico en la escultura El pájaro amarillo de Mathias Goeritz (Guadalajara, 2008); Cantos revolucionarios del corazón (Galería Gaga, 2008); Coloquia (Galería Gaga, 2011); Sujeto no objetivo (Museo Experimental El Eco, 2014); Maqueta para un monumento a los poetas infrarealistas (Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, 2014).

Obras de su autoría se encuentran en acervos privados y públicos, como en Colección Jumex, Fundación Alumnos 47, y Museo Universitario de Arte Contemporáneo (UNAM).

También se ha desempeñado profesionalmente como curador de arte contemporáneo y moderno, organizando más de 500 muestras entre 1981 y 2015, para instituciones públicas, espacios o eventos privados, y citas generadas por él mismo, dentro y fuera de México.

exposiciones

{ insula }
colectiva
galería le laboratoire
cdmx
08.12.2020 – 19.03.2021

sinestesia
colectiva arte sonoro
galería le laboratoire
cdmx
22.08 – 23.09.2017

différance
arte sonoro méxico
galería le laboratoire
méxico d.f.
09.06 – 11.07.2015

viewing room

Juien Devaux

Ars brevis, Vita longa

Madera policromada, resina, impresión digital, grabación en cassette, reproductora de cassette, y libro de artista

Pieza única
150 x 170 x 45 aprox, 2014-2020

Escultura que intenta asentarse en una complexión minimalista. Como tal, determinada como prioridad a un adusto exaltamiento de materia, indiferente a cualquier apunte argumentativo o narrativo, y evitar una expansión que distraiga el rigor de su proyecto pragmático. Sin embargo, cómo sucede inevitablemente en una realidad dinamizada por la convergencia de accidentes, naturales o impuestos, esa rigurosa aspiración será eventualmente fracturada. Cuando eso sucede su materialidad se torna emblemática, y el accidente la determina un objeto utilitario, un proscenio para el impulso de un discurso. Esta proyección evoca a los esfuerzos de un predicador maníaco, paradójicamente inocuo, aferrado a convencer a alguien con sus postulados que quizá sean inteligibles, incluso probablemente lanzados hacia cierto aturdimiento. Entonces el escenario se asume una erupción de sonidos y saliva que son derramados desde el crater vehemente de un volcán en una isla. Cuando el protagonista de ese trance no ha tomado la tribuna, quizá surgirá intermitente del interior de esta įnsula un plasma sónico, una psicofonía, anunciando esfuerzos infructuosos, o al derrame de una larga vida que parece inacabable, como también simplemente incompetente frente al pulso frenético de la realidad, posiblemente ya incontrolable.

(Quizá también esta cosa sea un monumento a la especie humana en una condición historica, alternadamente confusa e insegura, dónde no queda otra más que asirse de las interpretaciones de lo que ha sido el arte como beneficio social, ahora sometidas por la contradicción y la brevedad).

Guillermo Santamarina

Washington Phillips

Dispositivo lumínico en base a una memoria sonora
120 cm de diametro x 4 cm, 2014
Pieza única
En colaboración con Alfredo Martínez, Juan Pablo Villegas y otros.

Por la anatomía de este mandala circulan una voz y los timbres metálicos de letanía conducida por un par de instrumentos parecidos al salterio. Fluyen pero no se escuchan. Dispositivo que también puede ser definido como vehículo gnóstico e intento de revelación divina, configurados por la lectura del registro de la obra completa de Washington Phillips (Enero 11, 1880 – Septiembre 20, 1954), cantante texano de góspel quién grabó entre 1927 y 29 estas 18 canciones, contenidas independientemente en los 3 anillos concéntricos en la cara de esta escultura cibernética. Al mismo tiempo ilumina un macrocosmos correspondiente a sus valores (espirituales) constitutivos, en asimilación gótica, como la Rosa de la Catedral de Chartres, emanándose fantasmagóricamente -clic, clic, clic- en un contexto proverbial, dispuesto para el remoto encuentro de una logia melómana.